Premios Ópera XXI: Gloriana y Die Soltaten 29 de enero de 2019
Madrid 29 de enero de 2019.- La Asociación de Teatros, Festivales y Temporadas Estables de Ópera en España, ÓPERA XXI, ha celebrado la primera edición de los Premios Ópera XXI, con los que se quiere hacer un reconocimiento a la actividad lírica nacional durante la temporada 2017-2018, y en la que han sido galardonados dos títulos del Teatro Real: Gloriana, en la categoría de nueva producción operística, y Die Soldaten, por la dirección de escena realizada por Calixto Bieito.

El jurado ha estado integrado por los musicólogos Jaume Radigales y Begoña Lolo, la soprano Ana María Sánchez, los periodistas especializados Gonzalo Alonso, Pablo Meléndez-Haddad, Fernando Sans Rivière y Juan Ángel Vela del Campo y el escritor y divulgador musical Ramón Gener.

Además de los mencionados, han sido premiados Guillermo García Calvo, por la dirección musical de Siegfried en la Ópera de Oviedo (septiembre 2017),  la soprano Mariella Devia, por su interpretación de Lucrezia Borgia en la temporada operística organizada por la Asociación de Amigos de la Ópera de La Coruña y Mirna Lacambra, por el proyecto de desarrollo de la actividad operística al frente de Amics de la Òpera de Sabadell.

Por otra parte, el veredicto sobre el premio honorífico a la persona e institución por su contribución significativa al mundo de la lírica ha recaído en la figura de Josep Carreras y en la Asociación de Amigos de la Ópera de La Coruña. La ceremonia de entrega de estos nuevos galardones tendrá lugar el próximo 21 de marzo, en el Salón de los Espejos del Gran Teatre del Liceu, Barcelona.

El Teatro Real estrenaba el pasado mes de abril su nueva producción de Gloriana, de Benjamin Britten, en coproducción con la English National Opera y la Vlaamse Opera (Ópera Flamenca) de Amberes, con dirección musical de Ivor Bolton, y escénica de David McVicar. En ella, el director de escena sitúa a la Reina en el centro de un mundo palaciego corrompido e hipócrita, que ella controla con mano de hierro, en la misma medida en que es atentamente vigilada por súbditos y cortesanos, en una Europa inmersa en luchas religiosas y territoriales. Isabel I se mueve en la escenografía depurada y conceptual de Robert Jones, que enfatiza el trabajo actoral de los intérpretes, y el rico vestuario isabelino concebido por Brigitte Reiffenstuel, inspirado en pinturas de la National Gallery de Londres, que asume un carácter casi escenográfico.
 
Un mes después, el 16 de mayo, subía al escenario del Teatro Real Die Soldaten, de Bernd Alois Zimmermann, coincidiendo con el centenario del compositor. Partiendo de sus directrices, que sitúan la orquesta y los intérpretes en un escenario central rodeado por el público, Calixto Bieito los coloca en el centro de la escena, en una instalación diseñada por la escenógrafa Rebecca Ringst, que simula un cuartel donde los músicos ‘armados’ con sus instrumentos son partícipes de la barbarie. El público es convocado a contemplar escenas de caserna y agresiones que se articulan y mezclan con diálogos familiares entrecortados y vacuas conversaciones castrenses pulverizadas por gritos y cañonazos, en un mosaico construido con ráfagas de vidas entrelazadas en una espiral que conduce inexorablemente al abismo y el estupor. Die Soldaten contó con la dirección musical de Pablo Heras-Casado.