Día de la Música: rompiendo barreras
Día de la Música: rompiendo barreras 21 de junio de 2018

Los niños del Aula Social del Teatro Real celebran con un concierto esta jornada especial
 

Madrid, 21 de junio de 2018.- Coincidiendo con la celebración del Día de la Música, que se conmemora hoy, el Teatro Real se ha sumado a la fiesta celebrando un concierto de “fin de curso” con los niños que participan en el Aula Social del Teatro Real, actividad realizada  en colaboración con la Fundación para la Acción Social por la Música, destinado a menores con necesidades diferentes, en riesgo de exclusión social y expuestos a procesos oncológicos.

Tres años después de su puesta en marcha, el Teatro Real subraya su apuesta por construir un proyecto abierto y comprometido con la sociedad, siendo pionero en la promoción de un Programa Social de estas características, en el que se ofrece un espacio de integración en el que menores de diferentes perfiles desarrollan sus capacidades y conviven en torno a experiencias proporcionadas por el aprendizaje y la práctica musical colectiva.

En la actividad también participan cinco asociaciones: Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, Federación Autismo Madrid, Fundación Síndrome de Down Madrid, Fundación ANAR, y Fundación Víctimas del Terrorismo.

En el concierto, que ha tenido lugar en la emblemática sala de orquesta del Teatro Real y en el que han participado la orquesta infantil de Acción Social por la Música y el Coro de Manos Blancas del Aula Social del Teatro Real, ha servido para mostrar la labor que los profesionales llevan a cabo con los niños y los extraordinarios resultados personales y sociales que se han conseguido. Las actividades que se desarrollan en el Aula Social proponen un espacio en el que los menores pueden desarrollar su identidad y vivir experiencias exitosas a través del canto, el movimiento y la interpretación musical.
 
Desde el Aula Social se atiende directamente a través de la música a más de 60 menores que acuden dos o tres días en semana al Teatro Real, e indirectamente a más de 300 niños que participan del programa compartido con los siguientes colectivos: menores con trastornos de espectro autista, con síndrome de Down, en riesgo de exclusión, víctimas del terrorismo y la radicalización, en situaciones de violencia y enfermos de cáncer.
Acción Social por la Música trabaja poniendo la música al servicio de las personas, especialmente las más vulnerables, como herramienta de transformación social y desarrollo humano. La entidad forma parte de un movimiento mundial inspirado en el sueño de José Antonio Abreu, el carismático fundador del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, que ha recibido numerosos reconocimientos internacionales, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008.