Sinopsis de 'La ciudad de las mentiras'
Sinopsis de 'La ciudad de las mentiras' 17 de febrero de 2017

Una polifonía de personajes, lugares y situaciones envuelven la estructura de "La ciudad de las mentiras", estreno absoluto de Elena Mendoza en el Teatro Real. La ópera de la compositora española, basada en cuatro relatos de Juan Carlos Onetti, cuenta la historia de una ciudad en miniatura donde cuatro mujeres crean un universo paralelo a través de sueños e historias para escapar de la propia realidad, y en la que la mentira se erige como la base de las relaciones sociales.


«En Santa María nada pasaba, era en otoño, apenas la dulzura brillante de un sol moribundo, puntual, lentamente apagado. Para toda la gama de sanmarianos que miraban el cielo y la tierra antes de aceptar la sinrazón adecuada del trabajo. (…) 

Nada sucedió en Santa María aquel otoño hasta que llegó la hora –por qué maldita o fatal o determinada e ineludible–, hasta que llegó la hora feliz de la mentira.»

El comienzo de La novia robada nos introduce en la ciudad imaginaria de Santa María, escenario de la obra literaria de Juan Carlos Onetti, y en el tema central de nuestra obra: la mentira, no en un sentido moral, sino como estrategia existencial. En La ciudad de las mentiras enlazaremos durante quince escenas cuatro relatos del autor en una polifonía de personajes, lugares y situaciones, invitando al espectador/oyente a desentrañar poco a poco el hilo conductor de cada una de las historias, en un juego de paralelismos, coincidencias y equívocos.

El relato que enmarca la acción es Un sueño realizado: Una señora sin nombre visita a Langman, director de escena arruinado, y le encarga poner en escena un sueño que ha tenido. Ella será la actriz principal y la escena se desarrollará a puerta cerrada, sin público. Mientras soñaba eso era feliz, por eso quiere verlo todo nuevamente. Langman oscila entre la burla, la incredulidad y la sensación de que hay un sentido oculto en todo aquello. Tras contratar a todos los habitantes de Santa María como actores, Langman hará representar el sueño en la gran escena final de la obra, que, como en la historia de Onetti, queda abierta a múltiples interpretaciones.

En La novia robada el doctor Díaz Grey, prócer de Santa María, le declara a la joven Moncha Insaurralde retrospectivamente su amor desde la tumba todavía abierta de esta. Moncha, que había sido enviada a Europa por su familia para alejarla de su amante juvenil, Marcos Bergner, regresa a Santa María con la intención de casarse con él. Pero entretanto Marcos ya ha muerto, y con él todo el mundo que ella dejó atrás. Moncha decide ignorar las circunstancias y se hace un flamante vestido de novia con el que pasea por Santa María y con el que en cada noche de luna celebra su casamiento con un Marcos imaginario. El progresivo deterioro del vestido irá marcando la decadencia de la muchacha hasta el inexorable final.

El matrimonio es asimismo un tema central en El infierno tan temido: Gracia, actriz de teatro, y Risso, reportero de la emisora de radio local de Santa María, se juran eterna fidelidad cuando se casan: «Todo, absolutamente todo puede sucedernos y vamos a estar siempre contentos y queriéndonos». Sin embargo, cuando Gracia refiere a Risso una aventura erótica con un espectador, a la que ella no concede demasiada importancia, Risso, sin grandes contemplaciones, la expulsa de casa. Gracia, profundamente decepcionada, abandona Santa María y Risso recibirá a partir de entonces con abrumadora regularidad fotografías que ella misma toma en poses obscenas, siempre con un hombre distinto. Cuando el envío de las fotografías se hace extensivo a los demás habitantes de Santa María, Risso pierde la razón.

La cuarta mujer que va a alterar la vida monótona y desesperanzada de Santa María será Carmen Méndez, que en El álbum llega al puerto de la ciudad cargada con una maleta. El joven Jorge Malabia se va a sentir atraído de una forma especial por ella. Entre los dos se forjará una singular relación erótica, basada en las fantásticas historias de viajes que ella le cuenta noche tras noche, seduciéndolo con lo que él cree un mundo de ficción. Un día Carmen abandona Santa María con otro hombre, dejando la maleta en el hotel. Con ayuda de su amigo Tito, el barman, Jorge consigue hacerse con ella. Dentro encuentra un álbum de fotos que atestigua que todas las historias que Carmen le ha contado son reales, lo cual supone la peor traición posible, ya que deshace el encantamiento. En palabras de Onetti, «hay varias maneras de mentir, pero la más repugnante de todas es decir la verdad, toda la verdad, ocultando el alma de los hechos».

Elena Mendoza