El Teatro Real obtiene cuatro nominaciones a los International Opera Awards
El Teatro Real obtiene cuatro nominaciones a los International Opera Awards 14 de febrero de 2018

Los galardones se han convertido, desde su creación en 2012, en referente para los profesionales y aficionados al mundo de la lírica

  • Los ganadores de la presente edición se darán a conocer el próximo 9 de abril en una gala que tendrá lugar en el London Coliseum de Londres
  • El Teatro Real es finalista en las categorías de: Mejor Nueva Producción, Billy Budd (vídeo), Mejor Coro (vídeo), Mejor Recuperación de una Obra, Bomarzo (vídeo) y Mejor Compañía de Ópera (vídeo)
  • Los premios, creados por Harry Hyman en 2012, reconocen el trabajo realizado en 20 categorías
 
Madrid, 14 de febrero de 2018.- El Teatro Real ha obtenido cuatro nominaciones a los International Opera Awards 2018, prestigiosos premios que cada primavera se entregan en Londres y suponen un reconocimiento al talento y la creatividad en el mundo de la lírica, al esfuerzo y el trabajo realizado durante el año anterior.
Los premios, fundados por Harry Hyman en 2012, se otorgan en 20 categorías. En esta edición el Teatro Real es finalista en cuatro de ellas: Mejor Nueva Producción (Billy Budd, con dirección de escena de Deborah Warner), Mejor Coro, Mejor Recuperación de una Obra (Bomarzo, de Alberto Ginastera) y Mejor Compañía de Ópera.

Los candidatos son elegidos a través de una votación pública y abierta que se realiza a través de la página web de la revista Opera Magazine, rellenando el formulario correspondiente, en la que se puede participar desde cualquier lugar del mundo. Las listas generadas en este proceso son posteriormente consideradas por un jurado de críticos y profesionales, presidido por John Allison, director de la revista, que hace la selección final de nominados.
Los ganadores se designan mediante votación secreta, con la excepción del Premio de los lectores de la revista Opera, que se decide mediante votación pública.

Billy Budd, una de las mejores óperas de Benjamin Britten, se presentó por primera vez en Madrid el 31 de enero de 2017 en el Teatro Real con una nueva producción concebida por Deborah Warner, recibida con entusiasmo por el público y grandes elogios de la crítica. La directora de escena contó con la colaboración, en este espectáculo, del reputado escenógrafo canadiense Michael Levine, la premiada figurinista griega Chloe Obolensky y el magnífico iluminador Jean Kalman.

Desde su incorporación en 2010 como cuerpo artístico estable, el Coro Titular del Teatro Real, dirigido por Andrés Máspero, no ha dejado de recibir elogios y menciones positivas en las críticas. La elevada calidad de sus voces se complementa con su versatilidad interpretativa y unas enormes ganas de participar en las propuestas musicales y escénicas que conforman la programación.

Alberto Ginastera compuso en 1963 la cantata Bomarzo. Poco después, viendo el potencial dramatúrgico de la obra, decidió atender al encargo de la Opera Society de Washington para hacer una ópera basada en las tribulaciones del duque de Bomarzo, contando con la complicidad de Mujica Lainez como autor del libreto. La obra se estrenaría finalmente en 1967 en el Lisner Auditorium de Washington. 50 años después, el Teatro Real recupera la obra y encomienda la dirección musical a David Afkhan y la concepción y dirección escénica a Pierre Audi. Ahora, esta apuesta es reconocida al ser seleccionada como finalista en la candidatura a Mejor recuperación de una ópera.

La alta calidad de la producción artística del Teatro Real le ha convertido en uno de los grandes teatros de ópera a nivel nacional e internacional, lo que le ha llevado a ser seleccionado como Mejor Compañía de Ópera. Desde que diera comienzo la celebración de su doble efeméride, 200 años de su fundación y 20 años de la reapertura, ha realizado un enorme esfuerzo por la recuperación y apertura del repertorio, poniendo énfasis en las grandes obras que, por diversas razones, todavía no se han estrenado en Madrid. De la misma forma, su programación recorre caminos en busca de nuevos estilos, estéticas y compositores.
 
En coherencia con su estrategia de apertura, incorpora las nuevas tecnologías, suscribe acuerdos con entidades culturales de todo el mundo y es sede de espectáculos que cubren una amplísima gama de géneros y repertorios musicales. Como señala Joan Matabosch en el libro del Bicentenario, “los espectáculos no se limitan a reproducir hábitos musicales y dramáticos heredados, sino que sintonizan con los problemas, los interrogantes y las pasiones universales de los seres humanos en la actualidad”.