El holandés errante: la ópera navega en las redes sociales
El holandés errante: la ópera navega en las redes sociales 21 de diciembre de 2016

Este viernes, 23 de diciembre, a las 20 horas, el espectacular El holandés errante, de Wagner, se retransmitirá en directo en el canal de Facebook del Teatro Real

 
Madrid, 21 de diciembre de 2016. ─ Entre las propuestas de acercamiento de la ópera a nuevos públicos que impulsa el programa de actividades del Bicentenario del Teatro Real, resulta prioritaria la difusión de sus espectáculos con la ayuda de las tecnologías audiovisuales más punteras.
 
Así, siguiendo la estela de la exitosa retransmisión de I puritani, el pasado mes de julio, que llegó a miles de personas en sus diversas ventanas —webs, redes sociales, plazas, museos, auditorios, etc.—, el Teatro Real vuelve a ofrecer este viernes, 23 de diciembre, a las 20 horas, la posibilidad de que El holandés errante pueda ser seguida en todo el mundo en redes sociales con la retransmisión en directo de la ópera completa en Facebook, iniciativa pionera que fomenta la participación activa del público, el diálogo en las redes sociales, el debate sobre temas artísticos y el acercamiento al lenguaje rápido y espontáneo de los más jóvenes.
 
Para dinamizar esta retransmisión viva e interactiva, el Teatro Real está ofreciendo a través de sus canales de Facebook, Twitter, Instagram y Youtube una serie de vídeos en torno a la ópera de Wagner, con la implicación entusiasta de los artistas y trabajadores del Teatro Real. Toda la comunicación se concentrará bajo el hashtag oficial #ElHolandésEnDirectoTR.
 
La ópera será también retransmitida en directo y gratuitamente para todo el mundo en Palco Digital el 23 de diciembre ─con emisión en diferido en el canal de tv Mezzo y France Television─, y en Radio Clásica, de RNE y en los países de la UER (Unión Europea de Radiodifusión) el 27 de diciembre. Posteriormente se editará en DVD.
 
La producción
El pasado 17 de diciembre se estrenó, con una calurosa acogida del público, El holandés errante, de Wagner, con una espectacular producción con dirección de escena de Àlex Ollé (La Fura dels Baus) y escenografía de Alfons Flores.
 
Pablo Heras-Casado, principal director musical invitado del Teatro Real, es el responsable de la dirección musical de la ópera, al frente de un reparto de grandes cantantes wagnerianos –encabezado por el barítono Samuel Youn (El holandés), la sopranoIngela Brimberg (Senta), el bajo Kwangchul Youn (Daland) y el tenor Nikolai Schukoff– y del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real.
 
Inspirada en el turbulento viaje que realizaron Wagner y su esposa Minna, en 1839, entre Riga y Londres surcando el mar del Norte entre amenazadoras tempestades, El holandés errante parte de una antigua leyenda de resonancias homéricas y hebraicas, trasformada en cuento por Heinrich Heine (1797-1856), en la que un marino está condenado a vagar por los océanos hasta que la fidelidad y el amor de una mujer lo liberen de la maldición.
 
En este relato encuentra Wagner sus temas recurrentes ─la lucha entre el mundo terrenal y el espiritual, la maldición de los dioses, la redención a través del amor puro...─ en un espacio físico ─el mar tempestuoso y un aislado pueblo costero─ que le permite explorar un universo sonoro muy inspirador: el oleaje, el viento, las tormentas, o las melodías ancestrales y sencillas.  Él mismo escribe un libreto que le permite ir difuminando los límites entre los recitativos, arias, dúos o tríos tradicionales, mientras su música comienza a explorar ese desarrollo de leitmotive y modulaciones que lo llevarán a sus grandes partituras de madurez.
 
La puesta de Àlex Ollé traslada el viaje a la deriva del holandés desde las aguas frías del Mar del Norte al Golfo de Bengala, en el Índico, donde el buque es arrastrado al terrible puerto de Chittagong, en Bangladés: un inmenso cementerio de barcos mercantes que son desguazados por millares de personas que reptan por los navíos abandonados llenos de residuos tóxicos y trampas mortales.
 
Daland conduce su barco, habitado por espectros y fantasmas ─entre ellos el del holandés─ para su desguace en una playa poblada de esqueletos de embarcaciones, donde habita una población desconsolada que busca evadirse, como puede, de la penuria de sus vidas: Senta sueña con un capitán que viene a rescatarla, Erik anhela casarse con su enamorada, Daland quiere enriquecerse…
 
En este espacio inquietante creado por el escenógrafo Alfons Flores ─colaborador habitual de Àlex Ollé─ se desarrolla la ópera, bajo la batuta de Pablo Heras-Casado, que dirige su primera partitura de Wagner con la experiencia acumulada en el repertorio sinfónico del romanticismo alemán del que Wagner se nutrió.