Nace la Fundación de Amigos del Teatro Real
Nace la Fundación de Amigos del Teatro Real 18 de noviembre de 2016

Se crea un nuevo marco de apoyo de la sociedad civil al proyecto artístico y social del Teatro Real

  • Con ella se pretende potenciar la colaboración de la sociedad civil con el Teatro Real
  • La nueva fundación cuenta con Teresa Berganza como presidenta y forman parte de su Patronato destacadas personalidades
​Madrid, 21 de noviembre de 2016​ — La Fundación Amigos del Teatro Real (FATR), presidida por Teresa Berganza, es una fundación cultural privada y sin ánimo de lucro que se ha constituido a iniciativa de un grupo de personas ─representantes de la sociedad civil nacional e internacional─ para fomentar y desarrollar las actividades y proyectos culturales y sociales del Teatro Real con el apoyo que proporcionan todos sus miembros.

La creación de la Fundación tiene como objetivo impulsar y canalizar la colaboración de la sociedad civil  para un desarrollo más ágil del mecenazgo privado, mediante  una  figura similar  a las existentes en otras destacadas instituciones  culturales como el Museo del Prado, Museo Reina Sofía y la Biblioteca Nacional. 

El Teatro Real y la FATR impulsarán conjuntamente la realización de actividades culturales. Asimismo, la FATR dispondrá de un espacio propio dentro del edificio del Teatro Real para el desarrollo de iniciativas como coloquios, exposiciones, conferencias, cursos etc.

La FATR  anima a sumarse a ella a todas aquellas personas que quieran participar en la promoción y divulgación de la ópera, la música y las artes escénicas.

Para ello se han creado cuatro categorías con  diferentes grados de aportaciones económicas –Amigo, Benefactor, Colaborador y Protector–, correspondiendo a cada una diferentes y atractivas contraprestaciones, como descuentos en entradas, taquilla exclusiva, teléfono de atención al Amigo, presentación de temporada en primicia, ofertas especiales “último minuto”, envío de noticias del Teatro Real, acceso a Palco Digital durante un año, visitas privadas al teatro, acceso preferente a los actos de celebración del Bicentenario, etc.