"La hija del regimiento" se representa por primera vez en el Teatro Real desde su reapertura en 1997 17 de octubre de 2014

Con este título debutan en el Real el maestro italiano Bruno Campanella, experto en belcanto, y el director de escena francés Laurent Pelly, uno de los creadores escénicos más sobresalientes del momento

El Teatro Real estrena una de las obras más populares de Gaetano Donizetti, "La fille du régiment" (La hija del regimiento). Una comedia irónica, sentimental y con una ácida carga de crítica social, cuyas claves están recogidas con gran habilidad por el director de escena Laurent Pelly, quien remarca el carácter tanto hilarante como conmovedor de la obra, en una producción reconocida y aclamada en todos los escenarios en los que ha sido representada.

Con dirección musical de Bruno Campanella, y Jean-Luc Tingaud en tres de las trece funciones, la producción cuenta con un doble reparto, en el que figuran algunas de las voces más demandadas para este título, y con la colaboración especial de Ángela Molina en el hilarante papel de la Duquesa de Krakenthorp.

Se alternarán en la interpretación de los personajes principales Aleksandra Kurzak y Désireé Rancatore (Marie), Ewa Podles y Rebecca de Pont Davies (Marquesa de Berkenfeld), Javier Camarena y Antonino Siragusa (Tonio), Pietro Spagnoli y Luis Cansino (Sargento Sulpice).

Para la creación de "La fille du régiment", Donizetti se amolda a las líneas maestras de la opéra-comique, que pedía la combinación de partes habladas con otras cantadas. Partiendo de estas premisas, y sin renunciar a su personalidad, el compositor de Bérgamo construye una partitura de formas musicales flexibles, en las que combina elementos marciales y patrióticos con momentos populares y románticos, o escenas simplemente cómicas, lo que le permite jugar con los estilos de moda de la época y parodiar la estética conservadora. El resultado, un delicado divertimento que permite un brillo especial para la voz de la soprano que interpreta el papel de Marie y, sobre todo, para el tenor que da vida a Tonio y del que todos esperan escuchar los nueve “Do de pecho” al final del primer acto.

La producción de Laurent Pelly está ambientada en los comienzos de la Gran Guerra - el libreto original sitúa la acción durante la invasión napoleónica en Austria - lo que refuerza el aspecto militar y patriótico del argumento, cuya finalidad es “caricaturizar y poner en evidencia la euforia sobre la nación y la guerra”. De la misma forma, Pelly combina con habilidad distintos recursos dramatúrgicos para confrontar el mundo auténtico y entusiasta de las clases populares, con el artificio grotesco y calculador de la aristocracia, diseñado con un agudo sentido del humor.

Las partes habladas en la obra original han sido adaptadas, para esta propuesta escénica, por la dramaturga y libretista Agathe Melinand, habitual colaboradora de Pelly. Ambos han conseguido reducir unos textos originales excesivamente largos, haciéndolos más compactos y precisos, con mayor carga dramática, de manera que encajan perfectamente con la acción que sucede en la escena, pero exigen a los cantantes desarrollar al máximo sus dotes de interpretación.

Desde el próximo lunes 20 de octubre y hasta el 10 de noviembre, el Teatro Real ofrecerá trece funciones de un título amable y divertido cuya historia, en equilibrio entre el humor y la emoción, le convierten en un espectáculo idóneo para quienes se acerquen por primera vez al mundo de la lírica.

Más información en este enlace.