El Real inaugura una exposición con obras realizadas en sus talleres 25 de septiembre de 2012

Con motivo del 15 aniversario de la reapertura del Teatro, el coliseo  ha organizado una exposición que recoge algunas de las obras más espectaculares  hechas en sus talleres. Trajes, pelucas, marionetas o automóviles son algunas de las piezas que se  verán hasta enero 2013.

Desde el 28 de septiembre, el público podrá acudir a la exposición Los otros artistas del Real, organizada con motivo del 15 Aniversario de la reapertura del Teatro en 1997 y con la que se pretende que el público pueda penetrar en los entresijos del teatro y conocer de cerca el trabajo de los trabajadores del Teatro, esos artistas anónimos sin los cuales las grandes producciones no serían posibles.
Se trata de una muestra que se ha repartido por todo el teatro además de estar presente en una Sala de exposiciones creada a propósito para la muestra. Se han invadido con ella todos los espacios públicos del Teatro para acercar al máximo esa labor artesanal y artística de los talleres del Teatro al público.
Cuando el público asiste a una representación, puede apreciar el conjunto de la escenografía y se llevará una impresión general, pero no puede estudiar en detalle los objetos, vestidos, artefactos, la caracterización y las pelucas. Al aproximarse a todos estos inventos en los que la técnica se aúna con la imaginación, podrá percibir con nitidez el gran nivel artístico de muchas de estas piezas, así como el ingenio de quienes las inventan y fabrican, porque esto otros artistas son los que convierten en realidad los proyectos y fantasías de los equipos artísticos de cada producción. Por eso la exposición tiene un carácter artístico.
La muestra permite apreciar también la convivencia en un Teatro de talleres –como  el de sastrería, caracterización o utilería-, totalmente artesanales, que recuerdan a los gremios medievales–, con otros dedicados a las últimas tecnologías. Es por ello que en la Sala de proyecciones habrá permanentemente un vídeo artístico para abrir boca y se han instalado terminales interactivos que permiten al visitante profundizar en las técnicas de elaboración de las piezas que se presentan, seguir el making of de una ópera y respirar la atmósfera de la vida interna del Teatro.
Estructura de la exposición
En la Sala de exposiciones se han creado tres espacios diferenciados: el de acceso y las dos salas del interior.
En el acceso se encuentra la serie de fotografías que presenta a los trabajadores del teatro y los lugares en los que se desarrolla su actividad. Además, el espectador dispone de una cronología con los hitos más destacados de la historia del Teatro desde que reabrió sus puertas en 1997.
Ya en el interior de la Sala de exposiciones, se encuentran distintas atmósferas ligadas a producciones concretas a partir de algunos de los objetos más característicos de cada una de ellas, como los pájaros de La página en blanco, el cetro, la espada y la corona de Merlín, o las marionetas de Tancredi, por poner un ejemplo. Allí también  se encuentra un pequeño escenario que reproduce rincones de los talleres de utilería, caracterización y sastrería, así como maquetas, planos y figurines del departamento de proyectos. Al exponer las herramientas de trabajo de estos artistas y recrear sus lugares de trabajo se trata de humanizar la muestra y recordar en todo momento que, detrás de esos insólitos y sorprendentes objetos, están las manos de los artesanos y profesionales que las han creado.
En la segunda sala nos introducen una serie de máscaras de Ernani. Las máscaras están muy presentes porque la ópera también es teatro y en el teatro, desde sus orígenes en Grecia, tiene un vínculo muy estrecho con la máscara. En esta sala se presenta la reproducción del cadáver de Séneca que se extrajo del molde que se le hizo al cantante que le representó, Willard White, para Poppea e Nerone. Sobre su cadáver, tres pantallas ilustran el proceso de fabricación de este inquietante personaje. Y si la sala la abren las máscaras diversas de Ernani, la más reciente de Marina Abramović la cierra.
En las piezas que se verán en las diversas plantas del Teatro se ha buscado la óptima interrelación entre el espacio y el objeto, prolongando el escenario hasta las puertas mismas del teatro. En el foyer y el antefoyer se encuentran el coche de Don Giovanni, el caballo de Tancredi y la calesa de Les contes  d’Hoffmann. En la primera planta reinan  las pelucas, a las que se suceden en la segunda  varios trajes deslumbrantes como la capa de plumas de Nerón que vistió Philippe Jaroussky en su interpretación del personaje, las publicaciones y su historia están presentes en la tercera, y objetos de caracterización, trajes de Divinas palabras –entre ellos el que vistió Plácido Domingo– y complementos de vestuario se reparten por la cuarta, para culminar la exposición en la sexta con impresionantes reproducciones de faraones, diosecillas y el dios Horus en la sexta procedentes de Aida.
Acceso a la Sala de exposiciones
Entrada libre por la Plaza de Isabel II (Ópera)
Horarios de visita:
• Lunes a viernes: de 10 a 15 horas y de 17 a 20 horas
• Sábados y domingos con representación: de 11 a 14 horas y de 17 a 20 horas
• Sábados y domingos sin representación: de 11 a 14 horas
Acceso al Teatro
Entrada por la fachada principal, Plaza de Oriente, previa compra de localidades para visitas guiadas o para algún espectáculo del Teatro Real.
Horarios de las visitas guiadas
• Lunes a viernes: de 10:30 a 13 horas
• Sábados y domingos: de 11 a 13.30 horas
Precio: 5 y 8 euros
Información sobre las visitas guiadas: 91 516 06 95