Parsifal de Richard Wagner en el Teatro Real
10 cosas que debes saber sobre 'Parsifal' 30 de marzo de 2016

La que fuera la última ópera de Richard Wagner sigue rezumando el misticismo, la religiosidad y los sacrosantos valores humanos con los que el autor de Leipzig quiso impregnar la obra que consagraría el Festival de Bayreuth. Y es que el destello de su inmensa carga simbólica ha llegado a verse amplificado con el transcurso del tiempo por la leyenda, la tradición… y la historia.

  1. 1. La figura de Cristo que se insinúa entre las líneas de Parsifal estuvo presente en la obra de Wagner desde su juventud. En 1849, en pleno periodo revolucionario europeo, el autor escribió un drama titulado Jesús de Nazaret en el que a través de la imagen del galileo expresaba sus propias inquietudes sociales y políticas.
  2. 2. La corona fúnebre que se colocó sobre el ataúd de Wagner llevaba la inscripción “Redención al redentor”, que es la frase que se refiere a Amfortas en el libreto de la ópera.
  3. 3. Basada en la obra medieval Parzival de Wolfram von Eschenbach, Wagner trasladó a su obra además la profunda impresión que le causaron la lectura de El mundo como voluntad y representación, de Schopenhauer, e Introducción a la historia del budismo hindú, de Eugène Burnouf.
  4. 4. En una carta al rey Luis II de Baviera, Wagner apuntó que Parsifal solo podría interpretarse en Bayreuth: “Allí, y solo allí, podrá ahora y siempre, representarse Parsifal. Jamás será ofrecido en otro teatro como diversión para su público”. Sin embargo, el 31 de diciembre de 1913, a las diez y media de la noche, treinta años después de la muerte del compositor, el Gran Teatre del Liceu la estrenó antes que el resto de los teatros de Europa, amparándose en la diferencia horaria entre España y Alemania (los derechos de la obra caducaban el 1 de enero de 1914).
  5. 5. Los telones originales diseñados por Paul von Joukowsky se utilizaron ininterrumpidamente hasta 1933.
  6. 6. Desde la concepción de Parsifal, -supuestamente- el Viernes Santo de 1857, a su estreno en el Festival de Bayreuth el 26 de julio de 1882, pasaron más de 25 años.
  7. 7. El estreno de la obra corrió a cargo del director de orquesta Hermann Levi, quien siguió dirigiéndola en exclusiva durante diez años más en el Festival de Bayreuth.
  8. 8. El propio compositor pidió al público asistente al estreno que no aplaudiera, ni tan siquiera al final de la obra, ya que el carácter místico de la ópera así lo imponía. Sin embargo, esta austera tradición se mantuvo sólo hasta 1964, cuando el público rompió la regla y aplaudió al final del segundo acto. Actualmente, el público más purista mantiene intacto el deseo del autor y sigue sin aplaudir en el primer acto.
  9. 9Parsifal fue la obra con la que se reabrió el Festival de Bayreuth en 1951, después de la Segunda Guerra Mundial. La dirección de escena corrió a cargo de Wieland Wagner, nieto del compositor, y ahijado de Adolf Hitler. La producción estuvo en cartel durante dieciocho años más.
  10. 10. Los estudiosos wagnerianos destacan la relación que hay entre Amfortas y Cristo: ambos están heridos en un costado por una lanza y ninguno de los dos muere, simplemente sufre.