10 cosas que debes saber sobre 'Moisés y Aarón'
10 cosas que debes saber sobre 'Moisés y Aarón' 23 de mayo de 2016

Cargada de grandes dosis de simbolismo y llena de guiños que atentan contra el relato inicial de la Biblia, Moisés y Aarón va más allá del concepto de ópera. Con ella, Schönberg quiso reafirmar sus obsesiones, su credo y su concepción de música.

  1. 1. El segundo acto de Moisés y Aarón lo terminó Schönberg en 1932 en Barcelona, donde vivió con su familia durante seis meses invitado por su antiguo alumno el compositor catalán Roberto Gerhard.
  2. 2. Schönberg, tremendamente supersticioso, eliminó una “A” al nombre de Aarón para que el título contuviera sólo doce letras, haciéndolo coincidir así con los doce tonos de su música dodecafónica y evitando, de paso, el número trece.
  3. 3. Aunque Moisés es un personaje muy representado en todas las artes sólo Schönberg y Rossini se atrevieron a colocarlo sobre un escenario de ópera.
  4. 4. El libreto contiene un breve tercer acto, al que Schönberg nunca puso música, que muestra la victoria final de Moisés sobre Aarón.
  5. 5. Schönberg, obsesionado con la idea de “dios”, abordó en su oratorio inacabado Die Jakobsleiter, 23 años antes de Moisés y Aarón, la contradicción entre el anhelo de un dios que no puede ser representado y la imposibilidad de difundir su mensaje sin recurrir a una imagen sensible (visual, literaria, sonora…).
  6. 6. Aunque el Sprachgesang (una especie de canto hablado) ya fue utilizado por Humperdinck a finales del siglo XIX, es Schönberg quien más lo incorporó a sus composiciones. En Moisés y Aarón utilizó esta técnica vocal para mostrar la incapacidad de Moisés en la oratoria, enfrentándolo así al apasionado lirismo con el que dotó a Aarón, quien debe convencer al pueblo para adoptar la religión del dios único.
  7. 7. Schönberg compuso Moisés y Aarón a partir de una serie dodecafónica escrupulosamente pensada. Los tonos llevan (en la denominación alemana de las notas) una constelación con la cual puede construirse fácilmente el nombre de BACH.
  8. 8. El autor quiso intencionadamente separarse del relato original de la Biblia. Para ello, en la ópera, es Aarón el que realiza los milagros, y no su hermano Moisés, quien, a diferencia del personaje bíblico, no necesita de ningún prodigio sobrenatural para creer en Dios.
  9. 9. Como Moisés, Schönberg dijo de sí “sólo soy el portavoz de una idea”, considerándose así un profeta solitario, incomprendido y ridiculizado, de una nueva música inconcebible entonces, y cuya forma y contenido era una suerte de ley divina.
  10. 10. La ópera fue realizada a partir de una serie única y simétrica, en la que los dos actos forman una unidad especular donde la revelación y la idolatría están dialécticamente relacionadas.