Nuestro compromiso

Considerado como una de las instituciones culturales más importantes de España, el Teatro Real ha logrado, en poco más de quince años, situarse entre los principales teatros de ópera a nivel internacional, acogiendo en su escenario a los mejores artistas líricos y escénicos del momento.
El Teatro Real reabrió sus puertas el 11 de octubre de 1997 bajo la gestión de su Fundación, desarrollando una actividad desde entonces claramente dirigida a proteger y fomentar el patrimonio artístico español e impulsar la creación, programación y representación de las artes líricas, musicales y coreográficas.

En estos años de andadura, el Teatro Real ha apostado firmemente por su contribución al proyecto cultural de nuestro país, así como impulsar su posicionamiento internacional. Por ello, el Teatro Real ha conseguido situarse como uno de los grandes focos internacionales de actividad artística y punto de referencia indiscutible de las instituciones culturales españolas.

Con una gran capacidad de producción propia, el  Teatro Real cultiva tanto el repertorio lírico tradicional como las tendencias de vanguardia, con la firme convicción de ofrecer al público un lugar donde descubrir a los mejores artistas y creadores del momento. Todo ello, junto con la excelencia de su Coro y Orquesta Titulares, el empleo de las tecnologías más innovadoras y la dilatada producción de espectáculos de alto nivel artístico, cada vez más presentes en escenarios de los cinco continentes, han hecho que el Real tenga una gran presencia dentro y  fuera de nuestras fronteras.

Para llevar a cabo este proyecto, el Teatro Real ha contado, desde su consolidación como fundación cultural en 1995, con la participación, entre otros, del Ministerio Educación, Cultura y Deporte y la Comunidad Autónoma de Madrid, como administraciones fundadoras de la institución. Estas instituciones, amparándose en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo,  y la Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones, marcaron como objetivo principal del Teatro la producción, programación y gestión de actividades líricas, musicales y coreográficas.

Asimismo, la Fundación cuenta con diferentes vías de financiación: desde el capital fundacional,  las subvenciones anuales que aportan las Administraciones Públicas fundadoras (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y Comunidad de Madrid) y la contribución del Ayuntamiento de Madrid  como Administración Pública colaboradora, hasta los ingresos procedentes del patrocinio corporativo, institucional y personal, la venta de localidades, el alquiler de los espacios, la publicidad en programas y el alquiler de sus producciones propias a otros teatros.