Patronato conjunto del Teatro Real y el Gran Teatre del Liceu
Patronato conjunto del Teatro Real y el Gran Teatre del Liceu March 24, 2017

Con la participación de Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte

  • Se han reunido los miembros de los patronatos de ambas instituciones, encabezados por Gregorio Marañón, presidente del Teatro Real, y Salvador Alemany, presidente del Gran Teatre del Liceu.
     
  • Ha contado también con las intervenciones de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid; Ángel Garrido, consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid;  Santi Vila, conseller de Cultura de la Generalitat de Cataluña; y Carlos López Blanco, director de Asuntos Públicos de Telefónica y patrono de ambas instituciones.
     
  • Los directores artísticos, Joan Matabosch y Christina Scheppelmann, han destacado la amplia colaboración entre ambos teatros, donde se representan actualmente las coproducciones de las óperas Rodelinda y Rigoletto.
     
  • Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte ha clausurado el encuentro destacando el buen momento que atraviesa la ópera en España gracias a la actividad de las dos instituciones.

Madrid, 24 de marzo de 2017 —  Esta tarde se ha celebrado en el Teatro Real la reunión de los patronatos del Teatro Real y el Gran Teatre del Liceu, precediendo al estreno en España de Rodelinda, de Händel, nueva coproducción de ambos teatros.

Se trata de la segunda ocasión en la que se reúnen ambos patronatos. El primer encuentro tuvo lugar en enero de 2008 en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

En su intervención el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo ha destacado el buen momento que atraviesa la ópera en España gracias a la actividad de las dos instituciones, recordando que el Teatro Real y el Liceu son dos de las principales instituciones culturales españolas, y que ambos teatros se encuentran entre los más señalados del mundo.

El conseller de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Santi Vila, ha valorado de forma muy positiva el trabajo conjunto entre el Gran Teatre del Liceu y el Teatro Real porque “significa una oportunidad para ser más ambiciosos y aumentar la masa crítica de los equipamientos culturales”. Vila considera que “cualquier iniciativa que sirva para fortalecer los lazos entre el Liceu y el Real es una buena noticia porque representa aspirar a programaciones de aún más calidad y, por lo tanto, poner al alcance de los ciudadanos más y mejor cultura”.
 
Gregorio Marañón, presidente del Teatro Real, ha recordado que  el primer encuentro celebrado en 2008, y también el celebrado hoy, “son un buen símbolo del entendimiento y la colaboración que debe presidir la relación entre las dos instituciones”, destacando que “la actividad desarrollada en el ámbito artístico constituye un excelente ejemplo de lo mucho que podemos y debemos hacer juntos”.
 
Marañón ha añadido que “ambas instituciones son las dos principales óperas en nuestro país y tienen una historia paralela”. Ha indicado también que “son teatros de ópera al servicio de la música, de la lírica y de la dramaturgia, por tanto, de la cultura, de esa cultura que une... si es verdadera cultura". En este sentido, ha señalado que “la  ópera no debe ser sólo entretenimiento, sino también un reflejo de la realidad en la que podamos reconocernos y un espacio para la  reflexión,  para el pensamiento  crítico  y  el  pensamiento  utópico”.
 
Asimismo, se ha referido a que, gracias al esfuerzo del Real y del Liceu, “hoy la ópera ha dejado de ser un fenómeno cultural cerrado y elitista y concita el interés social de todos”, como, ha  dicho, “también se pone de manifiesto cada vez que se llenan los espacios públicos de toda la geografía con nuestras retransmisiones”.
 
En el mismo sentido, Salvador Alemany, presidente del Patronato del Gran Teatre del Liceu, dos días después de presentar en Madrid la expansión del proyecto Liceu a la Fresca a toda España, destaca que “es de gran importancia que los dos teatros avancen conjuntamente en la difusión de la ópera. Es imprescindible que el Liceu y el Real se den la mano en temas sociales y de accesibilidad para potenciar la expansión de sus actividades y ponerlas al alcance de todos, respondiendo así a su condición de teatros públicos.”
 
En referencia al gran trabajo artístico, ha indicado que “no sólo las coproducciones entre ambos teatros son básicas para la calidad de su oferta y el buen funcionamiento de ambas instituciones, sino que también deben mantener una estrecha colaboración, entre sí y con los otros teatros de ópera españoles, en el ámbito de los alquileres e intercambios de producciones preexistentes, para optimizar sus inversiones.”
 
Por último, el presidente del Liceu también ha querido destacar que "la espléndida relación que mantienen el Real y el Liceu debe facilitar el intercambio de las mejores prácticas para potenciar la gestión del mecenazgo, en favor de las instituciones culturales y del mejor retorno a sus benefactores. El otorgamiento de los beneficios fiscales obtenidos para las donaciones vinculadas a la celebración de sus respectivos aniversarios, constituyen un ejemplo y una gran oportunidad en este campo".
 
En el patronato han intervenido también la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, el consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y Carlos López Blanco, director de Asuntos Públicos de Telefónica, patrono de ambas instituciones en representación del mecenazgo. Los tres han expresado su satisfacción por la reunión celebrada como  buen ejemplo de colaboración y han valorado muy positivamente el trabajo realizado por las dos instituciones culturales de referencia nacional e internacional.
 
Los directores artísticos del Teatro Real y del Gran Teatre del Liceu, Joan Matabosch y Christina Scheppelmann, respectivamente, se han referido al marco de cooperación artística existente entre ambos teatros, con la coproducción de importantes óperas como Rodelinda, que el Teatro Real estrena esta noche y que el Liceu ofrecerá en marzo de 2019, o Rigoletto, que se está representando estos días en el Gran Teatre del Liceu y que se estrenó en el Real en 2009.
 
La colaboración proseguirá la próxima temporada, en la que el Gran Teatre del Liceu recupera La favorita, de Donizetti, coproducción de ambos teatros y presentada en el Real en 2003, y el estreno en el Teatro Real de Lucio Silla, coproducción del Theater an der Wien y del Liceu, donde ya se representó en 2013.
 
Finalmente, se ha recordado que, en esta última etapa de su historia, los dos teatros han colaborado con una activa política de coproducciones: Così fan tutteBabel 46,  L’enfant et les sortilègesSemiramideTancrediWozzeckDeath in Venice, Il burbero di buon cuoreL’arbore di DianaIl prigionieroSuor AngelicaRigoletto (dos producciones), La traviata y Rodelinda, entre otras. El Teatro Real y el Liceu han sido pioneros en el desarrollo de actividades y espectáculos pedagógicos y han realizado juntos diversas coproducciones como La casa flotante, que actualmente está programada en ambos teatros, o El gato con botas, que se presentará el próximo mes en el Real.
 
Este patronato conjunto, ha contado con la participación de 50 miembros de los dos teatros.